sábado, 10 de abril de 2010

El significado de la palabra política

La semana pasada estuve por motivos laborales en Zaragoza. Después de terminar con mi trabajo llamé a un taxi para que me llevara al hotel en el que me encontraba alojado y al pasar al lado de un edificio que tenía aspecto de ser muy importante –fachada de piedra recientemente limpiada, verja de hierro artísticamente forjado, etc.- y parar por un semáforo, ambos, tuvimos la oportunidad de contemplar la escena: coches grandes de color oscuro, con profusión de antenas de transmisiones, señoras vestidas con sus mejores galas, señores con trajes elegantes y aspecto serio y circunspecto y policías nacionales saludándoles militarmente.

Cuando el semáforo se puso en verde para los vehículos y continuamos la marcha, el taxista llamó por el móvil –me imagino que a un amigo- y la conversación que mantuvo con él me dio que pensar:

“Hola fulanito…. Oye ¿tomamos un café en… –no recuerdo donde-… ahora estoy “alquilado”… y voy a Conde de Aranda. Por cierto, ¿hay alguna “cosa política”? te lo digo porque pasando por… -lo siento, tampoco lo recuerdo- he visto un desfile de mangantes, eso sí, mangantes de bien, porque hasta la policía les saludaba…”

¿En qué pensé? Básicamente en qué me parece penoso, que después de tantos años de democracia, un ciudadano de este País cuando vea un acto que pueda tener una significación de este tipo, por remota que pueda ser, lo primero que especule es que se puede tratar de un “desfile de mangantes”. ¿Es eso lo que significa la política para los ciudadanos?.

Pues sinceramente no lo sé. Lo que si se es que la prensa, un día si, y otro también nos hace participes de algunos aspectos “pseudo políticos” –y utilizo esa palabreja porque la política es otra cosa- que dan que pensar: Gürtel, presidentes de partidos nacionalistas que dicen estar por encima del imperio de la Ley –uno de los cimientos de la democracia- diciendo que si la sentencia no le satisface, no la reconocerá, presidentes de partidos nacionales que no hacen nada excepto esperar que los problemas se solucionen solos y que –a pesar de eso- se sienten capacitados para gobernar un País, aunque sean incapaces de “poner orden” en su propia “casa”, de presidentes “endiosados” que creen que las cosas son como ellos creen que son, porque para eso son “el presidente”…

Todo esto hace que quede para el ciudadano “de a pie” –entre los que me encuentro- la sensación de que –presuntamente- todo el mundo “mete la mano en la caja” y que hasta el propio significado de la palabra presuntamente haya perdido su significado primigenio…

Lo malo no es que alguien “meta la mano en la caja” –ya sabemos como es la naturaleza humana de algunos- lo preocupante es que a estas personas no se les castigue como se merecen. Creo que existe la idea generalizada entre la ciudadanía de que al final aquellos que –insisto que presuntamente- lo han hecho “disfrutan” de aquello de lo que ilegítimamente -y presuntamente también- se han apropiado, después de unos días, meses, años –pocos- de cárcel.

No se si alguna vez he leído en alguna parte esta definición de la política, aparte de otras más “sesudas” o me la acabo de inventar, pero en cualquier caso me sirve. Para mí la política: “Es gestionar los problemas de los ciudadanos para servirles, y no para servirse

Afortunadamente, algunos políticos ni pretenden -ni pretendemos- que un ciudadano nos vea como “desfile de mangantes”, sino como a personas que quieren –y queremos- servir a los demás. La política –para algunos partidos- es gestionar el dinero público, que es de todos, como si fuera el propio, de preocuparse de los problemas de los demás, no como si formaran parte de una entelequia etérea, sino también de personas individuales, que tienen sus gastos, sus obligaciones y su necesidad de que el Estado se ocupe y preocupe de ellos.

Por eso milito en UPyD, porque tenemos el objetivo de construir una sociedad más justa.

3 comentarios:

lisufelligus dijo...

Hola, Paseante:
Como siempre haces, una entrada muy elaborada y con sustancia.
A ver si se me queda algo leyéndote.
Un abrazo y nos leemos

Anónimo dijo...

Político es un termino que utilizo Aristóteles para definir a los hombres como animales sociales.
ZOON POLITIKON : Animal Político.

Aristóteles creía que la polis era la forma de organización sociopolítica propia del
hombre y de ahí que sus tratados sobre ética y ciencia política tengan por objeto al hombre que habita en una ciudad.

Por ende, entiendo que el hombre político, el hombre que hace buena política es el que trabaja por y para el pueblo. La clase política debería no solo ser elegida por los ciudadanos de su estado sino también protocolizada para evitar que pueda desvirtuarse la idea del modelo al que representan. Son muchas las golosinas a las que tienen que renunciar los políticos para evitar caer en la corrupción. El político nace, y digo esto porque el político es un filántropo que ayuda sin esperar nada a cambio. La realidad que nos toca vivir es que los políticos se hacen. Esto es así por un modelo (El de la persona política) que trabaja mucho para garantizar el bien estar del cargo y el grupo al que representa antes que al grueso de ciudadanos de los que se hace responsable de motu propio.

Nada tiene que ver la definición de político que en su día hizo Aristóteles con lo que nos toca vivir en nuestro país. ¿Viviremos para ver un sistema político austero, justo y consecuente? Si la información que tengo no es incorrecta no me extraña que los políticos se maten por ejercer en puestos de responsabilidad.

Jose Luís Rodríguez Zapatero : 7.442 € brutos al mes.
Mariano Rajoi: 4.600 € brutos al mes.
Ministros: 6.565 € brutos al mes.

¿Son justificados esos sueldos? ¿ Es posible que se pudiesen reducir algunos de los cargos actuales?

Un partido ha de proyectar una imagen o una idea consecuente con lo que es.¿De donde saco yo la idea de una España comprometida con la actual crisis con este cartel?

A esto es a lo que me refiero cuando digo que hay que quitarles las golosinas a los que quieren formar parte de la política de este país. Corrupto no solo es el que roba sino el que se aprovecha de las brechas del sistema para garantizarse un suelo de por vida como el que ofrece NESCAFE por haber servido 8 años como presidente. Corrupto es el que no deja de inflar el sueldo de los cargos públicos “Que no se reconocen ni como funcionarios”. Y con este plantel como no se van a matar entre ellos…

Tengo la sensación de Asistir a una obra de teatro en la que la clase política representa una batalla ficticia para entretener al pueblo y desviar el problema con absurdos clichés partidistas que no se creen ni ellos. Reírse se deben de reír y bien alto entre bambalinas.

No entiendo porque insisten algunos en enrevesar el significado de POLÍTICA. O dadas la circunstancias es posible que si.

Paseante2000 dijo...

Gracias por pasar y comentar. Efectivamente anónimo. Aristóteles definió a los hombres como “animales políticos”. En cuanto a la política, cuando se buscó una definición moderna –creo que en la ONU- solamente se pudo decir que “política es lo que hacen los políticos” pobre –pero real- definición.

Por eso, hay que hacer otro tipo de política, al servicio de quién realmente debe estar: de los ciudadanos. Ya los romanos acuñaron el termino “Panem et circens” ahora, el pan –la hipoteca- hay que pagarla, no la regalan, pero el circo se ha trasladado a la TV y los espectáculos que se organizan en el Congreso y el Senado.

Saludos