viernes, 26 de marzo de 2010

El voto útil…. ¿o no?

Los llamamientos al “voto útil” son una apelación a los ciudadanos que siempre aparece en las etapas electorales y normalmente desde una vertiente interesada. En España tanto el PSOE como el PP -y hasta IU- lo utilizan para atraer los votos de votantes que tradicionalmente no son “sus votantes” explotando el miedo “a que gane el otro”.

Suelen invitar a los eventuales electores indecisos a que voten a sus candidatos. En definitiva el “voto útil” se conforma como un voto en contra de un adversario común: derechas contra izquierdas, izquierdas contra derechas… cuando la realidad ha demostrado que esa línea se ha desdibujado tanto con el paso del tiempo, como con la realidad social y económica existente en la actualidad.

También suelen defender el voto útil desde la perspectiva de que existe en él un aspecto colectivo y que –por lo tanto- hay una necesidad de concentrarlo para obtener resultados. Y yo me pregunto ¿qué resultados? La historia más reciente nos ha demostrado que lo único que consigue este “voto útil” es favorecer el bipartidismo.

Pero es que además se trata de un “falso bipartidismo” ya que por la Ley electoral en vigor, la realidad es que los partidos nacionalistas, con menos votos de los necesarios, son los que marcan realmente las pautas de las políticas nacionales ya que al no obtener los dos grandes partidos mayorías lo suficientemente holgadas como para gobernar necesitan –imperiosamente- pactar con ellos.

¿Cuál es el precio de su apoyo? Solo será necesaria una pequeña visita a cualquier hemeroteca para responder a esta pregunta.

¿Qué es para mí el voto útil? Pues muy sencillo: es aquel voto que deposito en una urna electoral, en conciencia. Esto es; voto a aquel partido que tiene un ideario que está más próximo a mi forma de pensar y la manera -que creo que es la correcta- de tratar aquellos problemas que personalmente me parecen importantes. Un partido que como ciudadano libre –y sobre todo al que le gusta pensar por si mismo- creo es la mejor alternativa posible para mejorar las políticas actuales. Y por ello, analizo que es lo que ofrecen en sus programas electorales, y sobre todo, que es lo que han cumplido cuando han estado en disposición de gobernar.

Es muy fácil prometer el pleno empleo y luego encontrarnos con la cruda realidad: la existencia de 4.000.000 de parados. Es muy fácil contemplar en el programa electoral la honestidad de los cargos públicos y luego encontrarnos en la prensa –un día sí y otro también- con corruptelas y corrupciones, eso sí, siempre presuntas mientras la Ley no dicte sentencia, en un sentido o en otro.

Por eso, para las próximas citas electorales –sean estas locales, autonómicas o nacionales, hoy o dentro de diez años- vota a quién quieras ya que estas en tu derecho y es tu obligación. Pero por favor no utilices el “voto útil” que al final, se convierte en inútil. Vota en conciencia y teniendo la vista puesta en aquel programa electoral que cumpla con tus expectativas. Lee los programas, analízalos, piensa en qué candidatos te ofrecen mayores garantías de que van a cumplir cuanto prometen, repasa que es lo que han hecho cuando han estado en el poder y finalmente, escoge tu papeleta en función de esos antecedentes y deposítala en la urna.

Y todo eso lo encontraras -sin ninguna duda- en un partido que realmente quiera cambiar las cosas. Piensa en la posibilidad que tienes de propiciar las nuevas alternativas políticas, dado que los partidos "de toda la vida" ya han demostrado su incapacidad para solventar -de forma coherente- los problemas sociales, económicos y políticos existentes, aquellos problemas que tanto a ti como a mi -al fin y al cabo ciudadanos de este País- nos preocupan.

Para mí, ese voto, si es un voto útil.

6 comentarios:

lisufelligus dijo...

Hola, Paseante:
Me acabo de enterar leyendo el BLog. Te acompaño en el sentimiento.
Un abrazo:
Gonzalo

Anónimo dijo...

¿Y si el problema esta en la ineptitud y falta de sentido comun de los que forman parte del sistema politico de este pais?

El voto util entonces seria en blanco.

Me pregunto porque no promueven una reforma en la clase politica. Me da la imprasion de estar siendo engañado sistematicamente por una clase que primero aboga por sus interesas y finalmente materializa los mismos dejandose en el camino los de los electores que no hacen otra cosa que confiar en ellos.

Se exige muy poco al politico para lo mucho que percibe.

Este es un pais de politicos garrulos que no tienen otra cosa que ofrecer que caciquismo porque claro, entre ellos no se exigen ser o demostrar al menos un nivel minimo de competencia.

Creere en politica cuando el nucleo de un partido este formado por intelectuales. Creere cuando este partido no necesite hacer contactos que pueden beneficiarse al margen de la politica. Creere en politica cuando un ministro de economia sea Doctor en economia y sepa de lo que habla. Y no solo eso sino que sepa explicarnos al resto de una forma clara y sencilla como funcionan las cosas en lo que a su competencia se refiere.

Es de sentido comun que las cosas se hagan bien. Vamos a ver hasta donde podra estirarse la goma antes de que se rompa.

Un saludo. Smarty

Paseante2000 dijo...

Ante todo, gracias por pasar por aquí Smarty. Estoy de acuerdo en que es necesario enarbolar el sentido común como la enseña de la política. Es necesario que haya cambios en este sistema político, que como dices –y digo- deja a los electores que han confiado en ellos poco menos que en la cuneta. Un programa electoral debe ser un contrato y se deben poder exigir responsabilidades en caso de su incumplimiento. Es necesario que las Cajas de Ahorro se despoliticen y dejen de ser un instrumento de poder de aquellos partidos –y políticos- que las detentan. Es necesario cambiar la Ley Electoral para que sea más justa y para que el valor de un ciudadano sea el mismo en cualquier lugar, independientemente de donde haya nacido o viva. UPyD ha insistido en esos temas, y al final, dado que solo contamos con un diputado, no han salido adelante.

Para mi los políticos deben darse cuenta de que son simplemente administradores de un patrimonio que no es suyo, si no de todos y que debe primar el interés común –tanto de los que les han votado, como los que no- por encima de intereses personales, Un patrimonio que deben administrar de la mejor manera posible, dado que si no tienen los conocimientos suficientes, si disponen de las estructuras necesarias para hacerlo.

Mira el manifiesto fundacional de UPyD y seguramente recuperes la ilusión, como lo hemos hecho otros que estamos embarcados en este proyecto.

http://www.upyd.es/index.jsp?seccion=5&noticia=72

En definitiva, es necesario que haya una catarsis en el sistema político vigente buscando que prime la honestidad, la eficacia y la eficiencia. Y, en eso estamos.

Carlos Fernández Ocón dijo...

Es cierto. En las últimas décadas, el partido que REALMENTE nos ha gobernado respode a "NacionalistasPPSOE". Y es inútil dirigirse a muchos con tus argumentos o con otros. Ni siquiera sería necesario, como propones, que leyeran los programas (soy afiliado de UPyD y lo estoy leyendo de a poquito), bastaría con todo lo demás que sugieres, que es muy fácil y no lleva a errores.

Paseante2000 dijo...

Hola Carlos: En nuestra mano -y por eso estamos ahora mismo en procesos electorales internos para elegir las Agrupaciones Locales- está demostrar que "otra política" -sin corrupciones, corruptelas, engaños ni mentiras electorales, o electoralistas- pensando básicamente en resolver los problemas de los ciudadanos, es posible. Ese -y el capital humano del Partido- son las grandes bazas de UPyD. Saludos

Carlos Fernández Ocón dijo...

Saludos amigo