viernes, 31 de julio de 2009

Terrorismo y normalidad

Que los asesinos no entienden de democracia, de respeto y de lo importante que son las vidas humanas –hasta las de los demás- es innegable. Ayer mismo tuvimos la prueba de ello, con la perdida de dos vidas de unos seres humanos al servicio de otros.

Ayer me encontraba de vacaciones en Palma de Mallorca, y cuando a través del móvil me enviaron la escueta información, lo sentí con ese dolor que se siente frente a la perdida de la vida los demás, sin poder recabar más información -lo importante que es Internet- acerca de lo que había ocurrido.

Es más, ayer me encontraba en el aeropuerto de Son San Joan, y el retraso que sufrimos, después de recibir noticias acerca de multitud de controles policiales, aeropuertos cerrados, etc, fue únicamente de dos horas, lo cual, para mí que estoy acostumbrado a viajar bastante por motivos laborales con una compañía aérea “de bandera”, no me coge de sorpresa. El único hecho desacostumbrado, fue que después de pasar por el mostrador de la puerta de embarque, un miembro de la Benemérita, solicitaba la documentación de forma aleatoria. Para mí, después de lo ocurrido, esto es un indicativo de algo que pongo con mayúsculas: NORMALIDAD.

Por eso, cuando además de las informaciones que han dado acerca del atentado que ha costado la vida a dos miembros de la Guardia Civil, los principales medios de comunicación españoles, he leído la cobertura que daba la prensa británica a la noticia en un articulo de el diario El Mundo (http://www.elmundo.es/elmundo/2009/07/30/comunicacion/1248978367.html), como español, me he sentido indignado; "grupo separatista vasco", "Caos viajero en Mallorca", “50 años en la lucha”, "Una bomba estropea las vacaciones británicas", "La ratonera de las bombas de Mallorca", y otros titulares por el estilo. Apenas se ha mencionado lo principal: Dos Guardias Civiles, que se ocupan de que todos, incluidos los británicos, podamos disfrutar en paz de nuestras vacaciones, han muerto en un atentado terrorista.

Que gran parte de los “hijos de la Gran Bretaña” –por favor, que nadie lo lea como un sarcasmo, que no lo es- que veranean en este País, no lo conocen ni de lejos, es una realidad. Veranean en un hotel “todo incluido” que normalmente se encuentra en una zona alejada de los “indígenas del País” y de su realidad, y del que no salen porque se encuentran muy ocupados intentando en amortizar, “el todo incluido”, sobre todo en lo que respecta a bebidas alcohólicas, de forma que cuando regresan a su País dicen; “He veraneado en España ¿Y que tal?, No lo se, no he salido del hotel…

Por eso, y porque además ya se sabe el famoso dicho británico “hay niebla en el Canal. El continente esta aislado”, no me extrañan esos titulares que casi presentan a los terroristas como “luchadores de no se qué”, sobre todo, porque para ellos España no es más que una inmensa “barra libre”.

Por eso, desde aquí, me permito abogar por la normalidad; y esta pasa por cumplimiento integro de las penas impuestas a los terroristas, que estos las purguen junto a los demás presos comunes –no son presos políticos, son meros asesinos- y porque finalmente, entre todos, sin utilizaciones interesadas y políticas, finalmente, se erradique esta lacra que ya lleva demasiadas muertes a sus espaldas.

De nuevo –y desgraciadamente en muy poco tiempo- hago llegar mi pésame a las familias de estos dos Guardias Civiles que de nuevo han regado el árbol de la democracia española, con su sangre.

2 comentarios:

lisufelligus dijo...

Hola, Paseante: Malas noticias al volver de vacaciones estos atentados. Parece que ETA no está tan débil como alguno de nuestros politicastros quieren hacernos ver para colgarse medallas y ganar votos. Te dejo este enlace de unas declaraciones de Rosa al respecto:
http://blogs.periodistadigital.com/politica.php/2009/07/31/rosa-diez-eta-debil-upyd-atentado-0987
Un abrazo y nos leemos.

Paseante2000 dijo...

A veces me parece que ETA se ha convertido en una moneda de cambio, fundamentalmente, un partido político que saca sus "banderas" a la minima de cambio, presuntamente nacionalista por más señas. Lo que es una realidad es la sangre derramanda por aquellos que nos defienden de esta gentuza. Nunca se puede menospreciar a un asesino. ETA estará debíl en función de la fuerza con que luchemos contra ella, no porque un ministro lo diga.

Saludos