sábado, 28 de enero de 2012

El PP y la no urgencia de las medidas contra los desahucios.

La vida política, a menudo te depara sorpresas. Al menos a mí, que no soy más que un ciudadano metido en estas lides. La penúltima sorpresa -seguro que no será la última- ha ocurrido en el último pleno del Ayuntamiento de Colmenar Viejo, en la que UPyD ha presentado una moción sobre la modificación de la Ley Hipotecaria e instauración de la figura de la dación en pago. IU-LV presentó dos mociones en el mismo sentido en los plenos celebrados el día 28 de mayo del  2009 y el día 28 de julio del 2011 respectivamente, en las que si se aprobó su caracter de urgencia.

Entonces, ¿Porqué de nuevo presentamos una similar?. Básicamente por dos motivos:

El primero de ellos es porque si bien estamos de acuerdo en el fondo, no lo estamos tanto en algunas de las formas reflejadas en las mismas.

El segundo motivo que valoramos antes de presentarla, es porque a pesar de que en ambos plenos se aprobó su carácter de urgencia, hasta la fecha, ambas duermen algo más que el sueño de los justos en algún recóndito cajón y consideramos que la situación económica actual aún está peor que el 28 de julio: 5.273.600 personas paradas, aumento de un 36,3% de órdenes de desahucio de viviendas, locales comerciales y oficinas con respecto al año pasado, existencia del llamado “desahucio exprés” en el último medio año, un incremento del 10% de los concursos presentados ante los órganos jurisdiccionales como consecuencia de la crisis económica y las 200 familias que diariamente son desahuciadas http://goo.gl/kAii9.

Es decir: presentamos la moción sobre la dación en pago como regla general de extinción del crédito porque entendemos que hay soluciones más justas que la de colocar en situaciones de especial vulnerabilidad a muchos ciudadanos españoles.

Bien, pues para nuestra sorpresa la moción que presentó UPyD sobre la dación en pago, no fue considerada como urgente, por votar el PP -que tiene mayoría absoluta en este Ayuntamiento- en contra, a pesar de contar con el apoyo del resto de los grupos de la oposición (IU-LV y PSOE).

Esta sorpresa nace –primero- de la falta de sensibilidad que el PP ha demostrado en una situación económica como la actual, no parándose a pensar -tan siquiera un momento antes de levantar las manos para votar en contra- en esas 500.000 familias que serán desahuciadas (hasta el año 2015 según http://goo.gl/du2r7) algunas de las cuales viven en Colmenar Viejo.

También me he preguntado porque si el Equipo de Gobierno del PP si habían aprobado el carácter de urgencia de las mociones presentadas por IU-LV acerca de este tema, ahora votado en contra el caso de la presentada por UPyD.

¿Qué ha cambiado desde el 28 de julio del año 2011 hasta ahora? ¿Acaso ha mejorado ostensiblemente la situación económica como para que no se considere urgente cualquier medida que trate de facilitar que las familias no se queden en la calle?

Entiendo que el único cambio que se ha producido, ha sido en el gobierno de la Nación, algo que obviamente cambia el prisma con el que se ven los problemas de los ciudadanos en algunos partidos políticos: El 28 de julio de 2011, el Presidente del Gobierno era el Sr. Zapatero (PSOE) el 26 de enero de 2012, el Presidente del Gobierno es el Sr. Rajoy.

Esto es: lo que antes era bueno para erosionar al Gobierno, desde cualquier institución, ahora que el presidente es de su partido, no lo es, lo que supone no solo una utilización partidista de cualquier tema, sino un desprecio absoluto a los problemas de los ciudadanos

En cualquier caso –a pesar de estas reflexiones y de la mayoría del PP en la Corporación municipal- continuaremos defendiendo los intereses de los ciudadanos, enfrentándonos a ese “rodillo Ppopular” en todo aquello que entendemos que es justo, independientemente de que el presidente del gobierno de España sea X o Y -porque la injusta Ley electoral que tenemos es lo que propicia, que sea uno u otro- porque lo que al ciudadano lo que le interesa es que se intenten aportar soluciones a sus problemas, sin tener en cuenta otras estrategias “políticas”.

Se ha demostrado hasta la saciedad que todos somos capaces de hilvanar preciosos discursos, hablar de colaboración y participación. Pero cuando hay que tomar una decisión, aunque sea en forma de una simple declaración de intenciones, en favor de los ciudadanos, el este Equipo de Gobierno demuestra claramente cual no es su máxima preocupación: el apoyo -aunque sea como una simple declaración, insistimos- a los colmenareños en una mala coyuntura económica.

Al presentar esta moción el grupo municipal de UPyD pretendía hablar de la cruda realidad económica y social que se está viviendo en la actualidad en este País: familias que a duras penas llegan a  final de mes, familias que corren el riesgo de verse –literalmente- en la calle, mientras el dinero público se vaporiza en ayudas a la Banca, independientemente de quien gobierne (PSOE 50 mil millones, PP 100 mil millones de € respectivamente), de apoyos a grandes empresas y de presión fiscal sobre los asalariados, funcionarios y PYMES.

En esta moción se hablaba de la posibilidad de que una familia pueda quedarse sin su casa, y lo que es más alienante, que se vea obligada a pagar el resto de su deuda hipotecaria con cualquier ingreso o bien futuro que adquiera tras perder esa casa que compraron ilusionados, y que ya no tienen y que es -además- favorece que sea adquirida por el mismo Banco que les concedió el crédito, porque en el artículo 671 de la Ley de de Enjuiciamiento Civil establece que “si la subasta queda desierta, sin postor, el acreedor del préstamo  podrá  adjudicarse  el  bien  por  el  50%  de  su  valor  de  tasación  sin perjuicio del cobro del resto de la deuda pendiente”. Y sobrando viviendas y faltando dinero...
 .
Y si a alguno de los presentes le hubiera gustado creer que este tema no debería tratarse en ese pleno, por no ser un tema estrictamente municipal, por ser algo ajeno a los colmenareños, simplemente le hubiera invitado a que se diese una vuelta por la nave industrial situada en la calle Pradillo o que hablase con los propietarios de las viviendas situadas en las Calles del Tinte, San Francisco, Maestro Gregorio Baudot, Frailes, Del Eguidillo, Guatemala, Platerías, Plaza de la Vaquilla y así más que un largo etcétera.

En esta moción, no se hablaba tanto de la génesis del problema, que está en la mente de todos: boom inmobiliario, sobre endeudamiento –propiciado por quienes concedían los créditos- e insolvencia familiar, con la agravante de que los procesos de ejecución hipotecaria no afectan a un solo individuo, sino a la unidad familiar al completo, llegando a un punto en el que se ha convertido –junto con el desempleo- en la mayor preocupación de las familias que -obviamente- tienen que pagarla, como de la situación actual y de las soluciones que se pueden dar a este drama.

Se pedía que se tuviese en cuenta que las leyes deben estar a favor de los ciudadanos, y no en su contra, que deben permitirles intentar remontar una situación económica delicada y no asfixiar a las familias de por vida.

Se pretendía dar voz a quienes están pagando las consecuencias de la burbuja inmobiliaria, que son los más débiles -los ciudadanos- y que tienen que lidiar con la legislación más dura del mundo sobre los deudores personas físicas, frente a las entidades financieras que cuentan con una legislación "indulgente" y porque entendemos que es obligatorio -por parte de todas y cada una de las instituciones políticas- la tutela de los ciudadanos y que al menos se les de la posibilidad de empezar desde cero.

Obviamente, una sensibilidad política muy distinta de la del PP.

Para ver la moción sobre la dación en pago pincha en este enlace: http://goo.gl/ABmcf

4 comentarios:

C S Peinado dijo...

Yo no creo que la Dación sea la solución a nuestra crisis hipotecaria. Evidentemente el trabajo de los Bancos es engañarnos para sacarnos el dinero y el nuestro en creernos que sómos el ombligo del mundo y embarcarnos en proyectos que, verdaderamente, no podemos sufragar.

Por tanto, el que se embarco en una hipoteca que no podría pagar en una situación de crisis (el 80% de las suscritas), firmando un contrato al efecto (Que nadie lee), debe de asumir su responsabilidad. La Dación sólo vendría a quebrantar un poco más la precaria situación financiera del país haciendo al gobierno aprovisionar nuevos fondos, a costa del contribuyente, para salver dicha situación.

Lo que es lo mismo, pagaríamos los justos, los que fuimos consecuentes y no nos dejamos engañar por el banco, por aquellos que con un sueldo de mil euros se embarcaron en doscientos cincuenta mil euros para casa, coche y vacaciones.

Sinceramente, plantear la dación me parece demagógico, inconsecuente e irresponsable. Una medida populista destinada más a sacar redito electoral que a paliar los efectos de ésta crisis debastadora.

Un saludazo.

José A. Labodía dijo...

Estimado amigo Peinado:

Pues yo, sinceramente si creo que la dación en pago es un avance, con respecto a la situación actual. Dice varias cosas en su comentario:

No estoy muy de acuerdo en lo que dice acerca de “embarcarnos en proyectos que no podemos sufragar” Entiendo que cuando nos hemos metido –como me pasó a mi- en una hipoteca, todos hemos echado más y más cuentas y lo mismo he visto en mis amigos y conocidos que pensaban cambiarse de vivienda.

Que “que nadie lee el contrato” de acuerdo, con esto pasa como con el contrato del seguro, de la tarjeta de crédito… pero no te atan durante 30 años, con la agravante de que el notario es un mero fedatario publico y encima parece que de lo que da fe, es legal y sobre todo justo.

Por otra parte, cuando dice “haciendo al gobierno aprovisionar nuevos fondos, a costa del contribuyente, para salvar dicha situación” es más de lo mismo ¿porqué se tiene que salvar con fondos públicos a esas mismas Entidades que han propiciado la burbuja inmobiliaria? Que es peor: ¿la posibilidad de rescatar a alguien que se ha quedado en el paro y no puede pagar su hipoteca, o dar dinero público a quien es corresponsable de la actual crisis?. En cualquier caso y sin dación en pago, es lo que está ocurriendo ahora mismo.

Habla de “pagaríamos los justos, los que fuimos consecuentes y no nos dejamos engañar por el banco,” pero tal y como lo plantea pasa por alto algo muy importante: y es que los “no justos” pierden su casa y la de su familia; ¿le parece poco?. Lo que se conseguiría con la dación en pago, es que al menos tengan la oportunidad de comenzar desde cero.

Por eso entiendo –y UPyD también- que la situación actual es más demagógica, inconsecuente e irresponsable –además de injusta- que la que podría propiciar la dación en pago, por no hablar del problema que supone para las personas –que no hay que olvidar que hablamos de personas- que se quedan en la calle, sin casa e hipotecados para el resto de su vida.

Un cordial saludo.

vicen dijo...

Yo solo puntualizar, que quien ha hecho que los pisos suban, no son los ciudadanos, son el Estado y los bancos, por tasar y decir que tu casa vale más de lo que realmente vale y por permitir que tu puedas hipotecar el ochenta por ciento de tu sueldo, para pagar una hipoteca.

Un saludo

José A. Labodía dijo...

Totalmente de acuerdo con tu comentario Vicen. Parecía que la "burbuja" iba a durar siempre... hasta que se "desinflo"

Un saludo