miércoles, 23 de septiembre de 2009

I Congreso de UPyD

A pesar de que normalmente, en este blog escribo acerca de política en general, hoy me voy a permitir hablar de algo que para los que estamos afiliados a UPyD, embarcados e ilusionados con este proyecto, es muy importante, el I Congreso, que se celebrará en Madrid los días 20, 21 y 22 de noviembre.

¿Porqué es importante este Congreso?. Fundamentalmente porque va determinar cual van a ser las líneas maestras del partido.

La vida política de UPyD no ha sido fácil nada fácil me atrevería a decir. Desde su nacimiento se ha tenido que enfrentar a numerosos retos: elecciones nacionales, elecciones vascas y gallegas, elecciones europeas, a un silencio mediático que lograba que el mensaje político que defiende UPyD no llegara a un número idóneo de ciudadanos, a la falta de créditos por parte de las entidades financieras, que si lo prestaban –alegremente- a otras agrupaciones políticas, y un sinfín de problemas que nacían de la premura con que el partido se había “organizado”. ¿Los resultados? Un diputado conseguido en cada cita electoral, porque a pesar de todo, el mensaje era bueno –simplemente hay que leer el Manifiesto Fundacional- y este llegó a la ciudadanía. ¿Y como se consiguió? Indudablemente gracias al trabajo, al esfuerzo y a la ilusión de afiliados y simpatizantes que se ocuparon –y preocuparon- de hacer campaña, gracias a los debates públicos, que acercaron el partido y la discusión política a pie de calle, a los ciudadanos.

Después de todos estos retos, ahora nos encontramos con que el partido, para que se convierta en una alternativa seria en la vida política, tiene que madurar, y esto se va a conseguir mediante la celebración de este Congreso, en el cual se van a erigir los cimientos –a través de la opinión de todos los afiliados- necesarios para que se pueda construir un proyecto político que realmente sea una alternativa a los partidos actuales y regenere la vida política española, con vistas a construir un País mejor.

En este Congreso se va a definir la “doctrina” sobre la que de sustentaran los programas electorales de las diferentes citas electorales a las que se UPyD se presente en el futuro. En definitiva, a que los fines del partido queden fijados para el definitivamente. ¿Y como se pretende conseguir esto? Pues mediante la representación fiel de los afiliados, desde el mismo momento que cualquier afiliado puede presentarse a la elección como delegado, por el mero hecho de ser afiliado, sin necesidad de avales, de representación de corrientes… únicamente con su voluntad de estar involucrado en este proyecto. Cada uno de los 500 delegados, ha tenido -previamente- que postularse y ser elegido por el resto de los afiliados para estar presente en este Congreso. A esto se suma que cada delegado no tiene un “mandato imperativo” esto es, en las mesas de trabajo del Congreso únicamente se representara a si mismo, a sus ideas.

No podemos estar en un debate permanente sobre qué tipo de partido pretendemos -o queremos- tener, si pretendemos dedicarnos intentar resolver los problemas de los ciudadanos. Y esta, es la finalidad del Congreso, determinar como será el partido.

Pero esta es únicamente una de las vertientes positivas del Congreso. Antes del mismo, cualquier afiliado puede presentar –sin necesidad de ser candidato o delegado elegido- las enmiendas a las dos ponencias -organización y política- que crea pertinentes –colectivas o a titulo personal- simplemente identificándose. Estas enmiendas serán –previamente a la realización del Congreso- evaluadas por el Consejo de Dirección, pero todas ellas serán publicadas.

En resumen, a pesar de pecar de reiterativo: Ahora, en este Congreso tenemos -todos- la oportunidad de determinar que tipo de partido queremos, y que es lo que el partido va a ser –o a lo que va a aspirar- en un futuro. Hay compañeros con mucha ilusión y con muchas ganas de trabajar, algunos que lo han hecho, que continuaran haciendolo y otros que quieren hacerlo, y desde luego seria una pena dilapidar ese capital humano que ha hecho que UPyD sea lo que es hoy, por no concretar nuestro mensaje.

Me parece un buen comienzo, que las listas de delegados sean abiertas, que todos los compañeros se puedan –nos podamos- presentar y ser elegidos, y que cualquiera pueda presentar enmiendas. Ahora tenemos una posibilidad que hace tiempo que no ha tenido ningún partido político: crear una organización política de acuerdo con lo que demanden los afiliados, representados en este caso por los delegados. ahora es el momento de concretar la naturaleza del partido presentando enmiendas -por mi parte he presentado dos- y debatiéndolas entre todos, entre todos los afiliados, sean estos “oficialistas”, “críticos” o “selenitas”.

Creo que hasta ahora hemos estado inmersos en una organización caracterizada por una cierta “interinidad” cambiará después del Congreso, porque las “reglas del juego” estarán definitivamente marcadas, en función de lo que salga de él.

2 comentarios:

JL Martínez Hens dijo...

Yo tambien pienso que habrá un antes y un después del Congreso. Yo me presento a delegado en Málaga y espero que tú tambien y poder conocerte a finales de Noviembre.

Paseante2000 dijo...

Hola José Luis: Gracias por tu cometario. Pues si, me presento, y espero que los compañeros me elijan para poder estar como delegado. Si así, allí nos veremos.

Saludos